Archivo de la categoría: Iniciación

Tiempo de obturación: barridos

Por Óscar Colorado Nates*

Cuando se utiliza un tiempo de obturación relativamente largo en fotografía, los objetos en movimiento pueden lucir ligeramente borrosos. A este efecto también se le conoce como “barrido”. Quiero precisar que también se conoce como “barrido” a la técnica en la que se mueve la cámara al hacer la toma de un sujeto en movimiento para lograr un efecto de congelado/barrido. A esta técnica se le conoce como panning y la discutimos en este post.

Por lo pronto cuando me refiero al barrido no hablo del panning, sino del efecto de borrosidad.

Hecha la aclaración anterior, aunque un sujeto movido en una fotografía puede ser un error común en fotografía, cuando se utiliza intencionalmente puede lograr una visión de la realidad totalmente distinta a la que conocemos. Te mostraré algunos ejemplos:

Cuando se hacen barridos, es fundamental utilizar un trípode, pues en tiempos de obturación largos el movimiento de la cámara arruina la fotografía.

Un tiempo de obturación lento puede considerarse menor  a 1/25 de segundo, dependiendo de la cantidad de luz. El agua de una fuente puede crear un efecto muy interesante y podrías probar haciendo una fotografía a 1/15. Si no logras el efecto deseado puedes hacer aún más lento el tiempo de obturación.

Es importante también tener en cuenta que el tiempo de obturación está directamente ligado a la longitud focal respecto de las vibraciones no deseadas. En este post explicamos en detalle dicha relación.

Es importante tener cuidado con los barridos y que se note la intención pues de otro modo la gente puede creer que la fotografía está vibrada cuando no es así.

Prueba hacer fotografías nocturnas con tiempos de obturación de ½ segundo o incluso de 1” o 2”. Existen muchas técnicas y aproximaciones divertidas e interesantes con los barridos que iremos explicando en otros posts.

_______

Óscar Colorado Nates es Profesor/Investigador titular de la Cátedra “Fotografía Avanzada” en la Universidad Panamericana (Ciudad de México) donde encabeza la Academia Audiovisual. Es director general de la Agencia de Imagen FotoUP, integrante de MediosUP.

Las opiniones vertidas en los artículos son personales y no reflejan necesariamente las opiniones y/o posturas de la Universidad Panamericana.

_______

Información legal: Todas las fotografías se presentan sin fines de lucro y con propósitos de enseñanza e investigación científica bajo lo previsto en la legislación vigente por conducto de los tratados internacionales en materia de derechos de autor. Consulte en este enlace la información legal respecto del uso de imágenes fijas, video y audio en este sitio.

Tiempo de obturación: ¿Cómo lo ajusto en mi cámara?

Por Óscar Colorado Nates*

Si quieres controlar el tiempo de obturación la típica cámara compacta o la cámara de tu celular ya no serán suficientes. Las cámaras de gama media y alta te permiten tomar el control de todos los parámetros de toma, y uno de ellos es el tiempo de obturación.

Las cámaras que permiten el control manual cuentan con un botón selector (en algún momento ya explicamos el modo automático y el modo P program). En este botón verás dos posibilidades: Tv (Time Value) en las Canon y en otras marcas como Nikon el modo S (Shutter). A estos modos se les conoce como modos de prioridad de obturación.

Con estos modos tú eliges el tiempo de obturación, y la cámara elige los otros parámetros de la exposición (apertura del diafragma y sensibilidad ISO).

En el monitor de tu cámara réflex podrías ver el tiempo de obturación expresado con una fracción (1/400 = cuatro centésimas de segundo). El visor también incluye esta información, pero solamente con un número (400= cuatro centésimas de segundo). Algunas cámaras de gama alta tienen un display de cristal líquido siempre visible para consultar todos los parámetros de captura.

Recuerda que el tiempo de obturación es directamente relativo a la cantidad de luz. Si hay poca luz, se requieren tiempos de exposición largos para que el sensor pueda captar suficientes fotones y hacer la fotografías. Cuando hay mucha luz, pueden lograrse tiempos de obturación mucho más cortos.

_______

Óscar Colorado Nates es Profesor/Investigador titular de la Cátedra “Fotografía Avanzada” en la Universidad Panamericana (Ciudad de México) donde encabeza la Academia Audiovisual. Es director general de la Agencia de Imagen FotoUP, integrante de MediosUP.

Las opiniones vertidas en los artículos son personales y no reflejan necesariamente las opiniones y/o posturas de la Universidad Panamericana.

_______

Información legal: Todas las fotografías se presentan sin fines de lucro y con propósitos de enseñanza e investigación científica bajo lo previsto en la legislación vigente por conducto de los tratados internacionales en materia de derechos de autor. Consulte en este enlace la información legal respecto del uso de imágenes fijas, video y audio en este sitio.

Tiempo de obturación: introducción

Por Óscar Colorado Nates*

En la exposición, el primer ingrediente que trataremos es el tiempo de obturación.

La cámara es como una habitación que siempre permanece oscura y con la puerta cerrada. Cuando se hace una fotografía, se deja entrar la luz a la cámara durante cierto tiempo.

El obturador es la puerta que deja entrar la luz y luego se cierra. Al tiempo que dura esta puerta abierta se le conoce como tiempo de obturación.

Definición. El obturador es un dispositivo mecánico que controla el tiempo en que el elemento sensible (sensor o película) es expuesto a la luz.  Se abre en intervalos precisos para dar paso a la luz, y luego se cierra para realizar la exposición.

Para accionar el mecanismo de obturación, se utiliza el botón de disparo, que no es lo mismo que obturador.

En el caso de una cámara réflex, el mecanismo de obturación está sincronizado con el espejo que permite visualizar la imagen. Al presionar el botón de obturación, un motor levanta el espejo, las cortinillas del mecanismo de obturación se abren y cierran y posteriormente se vuelve a bajar el espejo. Este movimiento del espejo provoca el clásico sonido de disparo en una réflex.

El siguiente vídeo muestra el movimiento del espejo y cómo funciona el obturador.

La exposición está directamente relacionada con el tiempo de obturación. A tiempos mayores, entrará en la cámara una cantidad de luz superior. A tiempos menores entrará una cantidad de luz menor. Por ejemplo, si hacemos una fotografía a medio día en un área iluminada por el sol, el tiempo que se necesitará para que entre suficiente luz será de centésimas o incluso milésimas de segundo.

Por el contrario, en una fotografía nocturna se pueden requerir tiempos más extensos como uno o dos segundos y si estamos haciendo astrofotografía se pueden hacer exposición de diez, quince o treinta minutos.

En estos ejemplos utilicé siempre la misma sensibilidad ISO (100) y apertura del diafragma (f/4.0). Lo que cambia en cada escena es la cantidad disponible de luz, y ajusté el tiempo de obturación . En el primer caso (el Jardín Central de la Universidad Panamericana, Ciudad de México) había suficiente luz y pude hacer una exposición a 1/640 de segundo. Estas fotos las hice a las 9:00am, si las hubiera realizado a medio día seguramente el tiempo de exposición hubiera sido de apenas milésimas de segundo. En el segundo ejemplo hay mucho menos luz disponible y la fotografía está hecha a un treintavo de segundo (1/30). Los últimos dos ejemplos son interesantes porque es la misma escena (un aspecto de mi oficina) con la luz encendida o apagada. La exposición es similar en términos de luminosidad de la imagen. Con la luz encendida el tiempo de obturación fue de un cuarto de segundo (1/4) pero al apagar la luz tuve que aumentar a una exposición de dos segundos. Tuve que usar un trípode para evitar cualquier vibración en un tiempo tan extenso.

Y hablando de tiempos largos de obturación, en los inicios de la fotografía en la primera mitad del siglo XIX hacían falta tiempos de obturación muy largos porque los elementos químicos que reaccionaban a la luz no eran suficientemente sensibles. La primera fotografía tardó ¡8 horas en exponerse! Con el tiempo se fue mejorando la técnica y sensibilidad de las placas que recibían la luz.

Primera fotografía de la historia. “Vista desde ventan en Le Gras”. Joseph Nicéphore Niépce. ca1826. Heliografía. 25.8 x 29.0 cm.

El tiempo durante el cual se mantiene abierto el mecanismo de obturación se mide en SEGUNDOS y FRACCIONES DE SEGUNDO.  De modo que pueden ser 30 segundos, 15 segundo o fracciones como ½ de segundo, ¼ de segundo, o también 1/60 de segundo, 1/100, 1/500.

Actualmente los tiempos superiores  a segundo se consideran muy largos y suelen usarse en fotografía nocturna.

Hoy un punto medio en términos de tiempo de obturación podría considerase 1/125, sin embargo esto no es una ley ni mucho menos, es simplemente un cierto punto de referencia sobre un tiempo de obturación medio.

Una precisión importante es la confusión con los términos velocidad de obturación  y tiempo de obturación. Técnicamente no es correcto llamarle velocidad por en física la velocidad implica tiempo y distancia, y en fotografía esto no nos interesa. Lo que importa es cuánto tiempo permanece el sensor expuesto a la luz. Aunque es muy común escuchar que alguien (incluso algún fotógrafo) diga “mira, vamos a poner la velocidad de obturación a medio segundo” no es un término totalmente preciso.

Más adelante profundizaremos en las distintas posibilidades que ofrecen los tiempos de obturación en la fotografía.

_______

Óscar Colorado Nates es Profesor/Investigador titular de la Cátedra “Fotografía Avanzada” en la Universidad Panamericana (Ciudad de México) donde encabeza la Academia Audiovisual. Es director general de la Agencia de Imagen FotoUP, integrante de MediosUP.

Las opiniones vertidas en los artículos son personales y no reflejan necesariamente las opiniones y/o posturas de la Universidad Panamericana.

_______

Información legal: Todas las fotografías se presentan sin fines de lucro y con propósitos de enseñanza e investigación científica bajo lo previsto en la legislación vigente por conducto de los tratados internacionales en materia de derechos de autor. Consulte en este enlace la información legal respecto del uso de imágenes fijas, video y audio en este sitio.

Usos psicológicos de la exposición

Por Óscar Colorado Nates*

La cantidad de luz en una escena impacta directamente nuestra percepción, disparando emociones y sentimientos específicos. Las imágenes muy oscuras tienden a ser pesimistas y las muy iluminadas a ser optimistas. El fotógrafo puede utilizar este lenguaje para transmitir mensajes concretos por medio de sus fotografías.

Sub-exposición psicológica

La sub-exposición puede utilizarse intencionalmente para transmitir un mensaje emocional de tristeza, depresión o enojo. Puede subrayar el patetismo de una imagen donde se quiere denunciar una injusticia y, en general, ofrece un amplio abanico de posibilidades creativas dependiendo del discurso del fotógrafo.

Sobre-exposición psicológica

Por su parte, la sobre-exposición puede transmitir ligereza, alegría, tranquilidad, etc. Es muy común usar la sobre-exposición psicológica en fotografías relacionadas con la publicidad (especialmente de productos orientados a un mercado femenino), en la fotografía de niños y bebés.

Estos dos conceptos se relacionan directamente con las imágenes en clave alta y clave baja.

Óscar Colorado Nates es Profesor/Investigador titular de la Cátedra “Fotografía Avanzada” en la Universidad Panamericana (Ciudad de México) donde encabeza la Academia Audiovisual. Es director general de la Agencia de Imagen FotoUP, integrante de MediosUP.

Las opiniones vertidas en los artículos son personales y no reflejan necesariamente las opiniones y/o posturas de la Universidad Panamericana.

_______

Información legal: Todas las fotografías se presentan sin fines de lucro y con propósitos de enseñanza e investigación científica bajo lo previsto en la legislación vigente por conducto de los tratados internacionales en materia de derechos de autor. Consulte en este enlace la información legal respecto del uso de imágenes fijas, video y audio en este sitio.

Fotografías en clave alta (hi-key) y en clave baja (lo-key)

por Óscar Colorado Nates

Además de la exposición, por la luminosidad del sujeto, su entorno y las decisiones de exposición del fotógrafo, pueden existir imágenes en las que predominan las luces o las sombras.

Fotografía en clave baja (low-key)

La fotografía en clave baja implica una escena donde predominan los tonos oscuros y la mayor parte de los elementos son negros o grises muy oscuros. Es un tipo de imagen muy contrastada y los tonos claros se utilizan como meros acentos.

Las claves bajas se utilizan para agregar suspenso y tensión dramática en la atmósfera de una foto.

Fotografía en clave alta (high key)

En esta posibilidad, predominan blancos y grises muy suaves. Los tonos son deslavados y existe un bajo contraste. Las imágenes en clave alta generan sentimientos de flicidad y bienestar y suele usarse en géneros como los retratos de niños, familiares profesionales y también en publicidad.

Los principales problemas en la exposición de una fotografía son la sub-exposición y sobre-exposición y de manera más grave aún que una fotografía se queme en la zona de las luces o se empaste en la zona de las sombras. Todos estos conceptos los veremos en nuestros siguientes posts.

Profundizaremos más adelante en estas dos posibilidades.

_______

Óscar Colorado Nates es Profesor/Investigador titular de la Cátedra “Fotografía Avanzada” en la Universidad Panamericana (Ciudad de México) donde encabeza la Academia Audiovisual. Es director general de la Agencia de Imagen FotoUP, integrante de MediosUP.

Las opiniones vertidas en los artículos son personales y no reflejan necesariamente las opiniones y/o posturas de la Universidad Panamericana.

Sub-exposición y sobre-exposición: nociones básicas

Por Óscar Colorado Nates*

En este post veremos con más detalles los cambios en la exposición, pero primero responderé a una pregunta muy común:

¿Existe una exposición correcta?

No, no existe una exposición correcta.  El grado de luminosidad de una fotografía depende de nuestra intención y de lo que deseamos transmitir con la imagen en cuestión. Más que usar el término “exposición correcta” podemos usar el de “exposición deseada”.

Alteraciones en la exposición

Como ya dijimos en otro post, asumimos que el grado de luminosidad de una escena debe ser similar a como la captan nuestros ojos. La cámara es capaz de permitir una entrada mayor o menor de luz a partir de uno o varios parámetros que determinan la exposición: apertura del diafragma, tiempo de obturación o sensibilidad ISO.

La fotografía puede tener menos luz y lucir más oscura, o contener demasiada luz y verse muy clara y deslavada. En palabras más precisas podemos decir que existen fotografías sub-expuestas o sobre-expuestas.

La exposición y sus alteraciones se miden en pasos de exposición (EV exposure value o VE valor de exposición). Recordemos que un número entero (+1) indica el doble de luminosidad y un número negativo entero (-1) implica la mitad de luz. De modo que puede decirse que una fotografía está sobre-expuesta dos pasos o sub expuesta un paso. Como la escala también puede subdividirse una imagen puede estar sub-expuesta un tercio de paso o sobre expuesta 1 2/3 de paso, por ejemplo.

¿Cómo se hacen las alteraciones en la exposición?

Puedes revisar estos conceptos en el post sobre los pasos de exposición y también contamos con un post detallado sobre cómo cambiar la exposición de tu cámara en el modo P (Program) que es semi-automático.

En los modos Av, Tv y M (prioridad de apertura, prioridad de tiempo y manual, respectivamente) el cambio depende de cómo se ajustan los parámetros que afectan a la exposición (tiempo de obturación, abertura de diafragma y sensibilidad ISO).

La sub-exposición

Cuando hay poca luz impactando al sensor se habla de una sub-exposición. En este caso las áreas de las sombras tienden a perder detalle. Si llegan hasta el negro puro se dice que la imagen se empastó.

Como ya vimos en otro post, el histograma es una herramienta crucial para evitar errores en la exposición. Afortunadamente en la post-producción se puede recuperar información y detalle de la zona de las sombras, aunque el costo es un ruido digital más evidente en estas áreas.

La sobre-exposición

Existe sobre-exposición cuando hay tanta luz impactando al sensor que tienden a perderse los detalles en las áreas de las luces. Una fotografía sobre-expuesta aparece deslavada y la saturación de los colores pierde fuerza.

Cuando se rebasa el rango dinámico y entra demasiada luz, el área de las luces se “quema” y  se pierde información irremediablemente quedando en blanco puro. A este defecto también se le conoce en inglés como clipping. Esto se puede tratar de reducir ligeramente en post-producción, pero hasta un cierto punto y en mucho menor medida.

Las cámaras compactas tienen un rango dinámico menor por su sensor pequeño, y tienden a quemar las luces fácilmente. Por este motivo se puede sub-exponer la imagen 1/3 o 2/3 de paso para preservar información en estas zonas y luego ajustar la imagen en post-producción.

______

Óscar Colorado Nates es Profesor/Investigador titular de la Cátedra “Fotografía Avanzada” en la Universidad Panamericana (Ciudad de México) donde encabeza la Academia Audiovisual. Es director general de la Agencia de Imagen FotoUP, integrante de MediosUP.

Las opiniones vertidas en los artículos son personales y no reflejan necesariamente las opiniones y/o posturas de la Universidad Panamericana.

_______

Información legal: Todas las fotografías se presentan sin fines de lucro y con propósitos de enseñanza e investigación científica bajo lo previsto en la legislación vigente por conducto de los tratados internacionales en materia de derechos de autor. Consulte en este enlace la información legal respecto del uso de imágenes fijas, video y audio en este sitio.

La longitud focal: introducción

Por Óscar Colorado Nates*

Como explicaba en la introducción a la óptica, depende de la situación fotográfica el tipo de objetivo a elegir.

A donde nuestros ojos no llegan

Los objetivos tienen dos propiedades muy interesantes que los hacen diferentes a nuestros ojos. Primero, que pueden abarcar un ángulo diferente. Nuestros ojos nos hacen creer que tenemos una visión enorme, pero no es cierto. Abarcan solamente unos 46º a la vez. Con la óptica fotográfica podemos abarcar desde unos 160º hasta unos 8º (y aún menos). De modo que los ángulos visibles en fotografía son mucho más variados que lo que ofrecen nuestros ojos.

Por otro lado nuestros ojos no pueden realizar acercamientos. Nuestro cerebro puede concentrar su atención en una sola parte de la escena, pero nunca la verá más grande. Este efecto de los telescopios o binoculares lo ofrece la óptica. Una cámara nos permite ver a distancias que es imposible con nuestros ojos.

Esto puede ser muy útil en situaciones muy diversas.

Dos escenarios distintos, dos ópticas específicas

Por ejemplo, si nos comisionan para hacer la fotografía de unas habitaciones diminutas de algún hotel, podemos usar un objetivo con una amplio ángulo de visión y lucirá mucho más grande.

Por otro lado, si nos piden capturar el gesto de un jugador de fútbol, necesitaremos acercarnos muchos, pero no podremos entrar al terreno de juego, por lo que será necesario un objetivo capaz de acercarse a la acción.

En ambos escenarios, todo dependerá de la longitud focal del objetivo.

La longitud focal

Primero, la definición aburrida. La longitud focal, tal como la define el diccionario es la “Distancia entre el centro óptico de la lente (plano nodal posterior) y el punto focal cuando se enfoca al infinito.”

Eso significa que existe una distancia en milímetros y por eso los objetivos pueden denominarse de 50mm, 85mm, 16mm, etcétera.

Esta longitud focal también está relacionada directamente con el ángulo cobertura. Un objetivo de 16mm tendrá un ángulo de toma mucho mayor que uno de 300mm.

El siguiente ejemplo nos servirá para ver la relación entre la longitud focal y el ángulo de cobertura:

Los objetivos pueden clasificarse, según su longitud focal en angulares, normales y telefotos.

En los siguientes posts explicaremos cada una de las familias en detalle.

_______

Óscar Colorado Nates es Profesor/Investigador titular de la Cátedra “Fotografía Avanzada” en la Universidad Panamericana (Ciudad de México) donde encabeza la Academia Audiovisual. Es director general de la Agencia de Imagen FotoUP, integrante de MediosUP.

Las opiniones vertidas en los artículos son personales y no reflejan necesariamente las opiniones y/o posturas de la Universidad Panamericana.

_______

Información legal: Todas las fotografías se presentan sin fines de lucro y con propósitos de enseñanza e investigación científica bajo lo previsto en la legislación vigente por conducto de los tratados internacionales en materia de derechos de autor. Consulte en este enlace la información legal respecto del uso de imágenes fijas, video y audio en este sitio.